Con solo cinco dedos pueden a veces hacerse cosas realmente sorprendentes. Escuchamos algunos ejemplos de música pianística escrita para ser interpretada solo con la mano izquierda, comprobando que la imaginación del compositor y el talento del intérprete no entienden de limitaciones físicas.

Todas las entradas de

Dejar un comentario