Las cinco sonatas para piano a cuatro manos del compositor salzburgués dan buena cuenta de la capacidad de su autor para adaptar al instrumento la enorme cantidad de texturas y timbres que tenía en su cabeza y que recorren sus sinfonías y sus óperas. Escuchamos algunos ejemplos de esta magnífica música.

 

Todas las entradas de

Dejar un comentario